lunes, 26 de enero de 2009

LA QUIMIOTERAPIA Y LA CAIDA DEL PELO

La quimioterapia a menudo causa caída del pelo, un efecto adverso visible del tratamiento del cáncer y una fuente de estrés emocional para aquellos que padecen la enfermedad.

La quimioterapia actúa eliminando las células cancerosas (que crecen rápidamente), y durante el proceso muchas células benignas con crecimiento rápido también mueren, como ocurre con las células del folículo piloso. La pérdida del pelo resultante puede afectar de manera drástica a la apariencia y a la propia percepción de la imagen de la persona.

Aquí están las respuestas para algunas de las preguntas más comunes sobre el tema que pueden ayudarle a comprender y a sobrellevar la pérdida del pelo que se produce con la quimioterapia.

¿Por qué la quimioterapia produce caída del pelo?

Los fármacos anticancerosos no discriminan entre las células que destruyen. A menudo matan células normales como las de los folículos pilosos produciendo así una rápida caída del pelo. Esta pérdida puede ocurrir en todas las partes del cuerpo (cuero cabelludo, cara, brazos, piernas, axilas y región púbica), pudiendo variar de intensidad desde un leve adelgazamiento hasta la pérdida total del pelo.

¿Puede prevenirse la caída del pelo durante los tratamientos con quimioterapia?

No hay modo conocido de prevenir la pérdida del pelo inducida por la quimioterapia. Sin embargo, no todos los tratamientos con quimioterapia causan pérdida del pelo. Debería consultar con su médico sobre el tipo de tratamiento recomendado en su caso y sobre los posibles efectos secundarios que pueden aparecer. Que pierda su pelo o no depende en parte del tipo de medicación y de la dosis administrada.

¿Cuándo se caerá mi pelo? ¿Será esta caída permanente?

Dependiendo del tipo de quimioterapia, la pérdida del pelo puede comenzar en cualquier momento entre los días 7 y 21 después del comienzo del tratamiento. Cuando comienza la pérdida del pelo, se puede notar un pequeño dolor sordo o una sensación de hormigueo en el cuero cabelludo, y la caída puede ser repentina o gradual. Pero las buenas noticias es que la caída del pelo producida por la quimioterapia es temporal. Si se cae el pelo, casi siempre se recupera totalmente después de completar el tratamiento, incluso algunas personas notan el crecimiento del pelo antes de finalizarlo. El tiempo que tarda en recuperarse es muy variable oscilando entre 3 y 12 meses.

Algunas veces el nuevo pelo puede tener una textura diferente (por ejemplo rizado en vez de liso) o variar ligeramente de color.

¿Cómo cuido el cuero cabelludo y el pelo durante la quimioterapia?

Para proteger el pelo de estrés añadido es aconsejable utilizar champúes y cepillos suaves. También evitar aplicaciones de calor, como secadores fuertes o planchas y si se utilizan que sea con temperaturas bajas. Lo mejor es secarse el pelo al aire. Si se pierde todo el pelo se debe mantener el cuero cabelludo limpio e hidratado para evitar heridas en la piel.
También se debe utilizar un protector solar, una gorra, un sombrero o un pañuelo para proteger el cuero cabelludo del sol.

¿Cómo puedo mantener un buen aspecto a pesar de la caída del pelo?

Algunos pacientes optan por consultar a un especialista en postizos (pelucas) antes de comenzar el tratamiento para ayudar a seleccionar el más adecuado según el color, estilo y textura de nuestro propio pelo. (Algunas compañías de seguros cubren parte de los gastos de los postizos). Otros optan por cortarse el pelo muy corto o afeitarlo completamente al comienzo del tratamiento para simplificar el proceso. También se puede llevar turbantes creativos, pañuelos, gorras o sombreros u olvidarse de la calvicie, aceptándola sin más.

Lo importante es sentirse lo más cómodo posible con la perdida de pelo durante el tratamiento de quimioterapia.